Marketing Interno #3, el teletrabajo herramienta de momentos altamente productivos

La mayor parte de los trabajadores lo hacen en una oficina. ¿El trabajo en oficina es productivo? ¿Todas las actividades valen para algo? ¿Si tienes algo importante que hacer, irías a la oficina a hacerlo?

Hace 10 años comencé a trabajar desde casa, hecho que recomiendo, pero la decisión, habitualmente no es del trabajador, sino de la compañía.

Este es el tercer post sobre el empoderamiento de los colaboradores de las organizaciones como palanca fundamental en la relación EXQUISITA con el cliente.

La idea central de esta serie es que colaboradores con alta vinculación y productividad redundarán positivamente en nuestro negocio y en una relación con el cliente potente que haga fuerte el vínculo cliente-organización.

Hoy hablaremos sobre el sistema productivo habitual del siglo XXI que hemos heredado del siglo XX: las oficinas.

Para ello, os recomiendo escuchar las ideas de Jason Fried en Ted sobre romper con las dinámicas tradicionales.

Las empresas tradicionales crean oficinas y esperan que sus trabajadores acudan a diario a hacer un gran trabajo, pero, preguntemos y preguntémonos:

Cuando necesitas hacer algo verdaderamente importante, dónde lo haces.

Algunos te contarán que son más de mañana, de tarde, que se concentran mejor en bibliotecas, en casa, en la cocina, en el sofá, pero ninguno dice que en la oficina.

Piensa en una jornada de trabajo: más que jornada de trabajo tenemos momentos puntuales de trabajo.

Repasa un día en la oficina: hablaste con mucha gente, utilizaste el ordenador, fuiste a varias reuniones, tuviste varias llamadas, contestaste preguntas, pero de vez en cuando, pregúntate qué fue lo verdaderamente productivo que hiciste.

multitarea

En esta reflexión, seguramente habrás caído en la cuenta de que no hay períodos largos de trabajo y concentración.

La realización de trabajos complejos exige un período tranquilo de entendimiento, maduración, planteamiento y resolución del problema.

Para ello, hace falta tiempo. Un tiempo sin interrupciones.

Pensemos en  todos esos profesionales como creativos o investigadores: necesitan largos e ininterrumpidos períodos de tiempo para hacer algo.

Cuánto tiempo tienes en la oficina ininterrumpido para resolver, crear, sacar trabajo: 10′, 15′. ¿Cuánto tiempo hace que no tienes 1, 2 horas tranquilo? Para eso, tu casa sin nadie o la oficina muy, muy temprano o a última hora de la tarde.

La forma tradicional de trabajar, vertical, hace que haya mucha resistencia al cambio de deslocalizar la actividad por motivos de productividad. Estamos habituados a la deslocalización por motivos financieros: subcontratación producción o servicios de atención al cliente, sin embargo, no se piensa en la calidad de la prestación de servicios, sino en la optimización de los costes.

Los motivos más habituales de resistencia para no implantar el teletrabajo en las organizaciones serían 3:

– Falta de confianza en los colaboradores: pensamos en incumplimientos y en distracciones.

– La forma de trabajo regulado por convenios nacidos de la sociedad fabril e industrial con jornadas laborales medidas en tiempo

– Falta de visión global en las compañías: objetivo, qué actividades necesarias para llegar a ese objetivo y dividir esas actividades por colaboradores

Trabajar desde casa será en pocos años la solución a la productividad, pero tiene características que son fácilmente salvables: distracciones o períodos de tiempo sin ver a tus compañeros.

Hablemos de las distracciones. Trabajar desde casa ofrece muchas distracciones, todas ellas VOLUNTARIAS. Tú eliges si enciendes la televisión, pasas la aspiradora, haces la comida o planchas. Con el tiempo y un poco de disciplina sabrás discernir los momentos de trabajo del resto.

En la oficina, la mayor parte de las distracciones son INVOLUNTARIAS, no dependen de ti. A menudo las empresas capan la entrada en webs de redes sociales, pero si lo pensamos bien, son las pausas para fumar de hace unos años (incluso hoy).

El email o la mensajería instantánea pueden distraer, pero tú eliges prestarles atención, pero no puedes “minimizar” al jefe.

Jason Fried y cualquiera de nosotros podría situarlo en el entorno de los M&M’s: managers and meetings.

– El modelo vertical exige un gestor que no trabaja, sino que se asegura que otro lo hace.

– Reuniones, la mayor parte de ellas no son de trabajo para resolver problemas puntuales sino para hablar del trabajo que se hará después.

Alguien se ha puesto a medir el impacto de las reuniones para las organizaciones. A menudo pensamos que sólo es una hora, pero 1 hora por los 10 asistentes, son 10 horas, si multiplicáramos el precio hora de especialista o gestor, igual nos llevábamos una sorpresa.

Las reuniones se alargan, no tienen un propósito concreto, no se preparan. No suelen ser productivas.

Las soluciones vienen por cambios culturales hacia mayor autonomía y responsabilidad de los colaboradores, tal y como indicábamos en los post anteriores:

Marketing interno #1: confianza

Marketing Interno #2, empoderando a los colaboradores

Los cambios culturales, suelen ser progresivos y llevan tiempo, y necesariamente llevarían parejos cambios legales fomentando la figura del trabajador autónomo, pero:

¿Imaginas empresas con todos los trabajadores deslocalizados?

¿Imaginas empresas sin convenios asignando tareas por proyectos no por horas?

¿Imaginas que estos proyectos se hagan en un tiempo razonable, sin abusos?

¿Imaginas que estos proyectos sean adecuadamente pagados, sin picaresca?

Como veis el cambio cultural es muy, muy amplio y toda la sociedad se tienen que involucrar.

 

Espero que haya sido de tu agrado: compártelo y agradecido por tus comentarios.
Te invito a estar en contacto:
Raúl Hernández
@formacionenmk
es.linkedin.com/in/raulhernandezluque
Anuncios

Un comentario en “Marketing Interno #3, el teletrabajo herramienta de momentos altamente productivos

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Desde q tengo teletrabajo el cambio profesional ha sido radical. Esas horas de las q tu hablas son fundamentales para ciertos momentos de trabajo. A ver si todas las compañías se dan cuenta que el presencialismo solo vale para vernos nas cara no para ser productivos. Buena entrada para comenzar el curso. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s